Un iglú en el vergel

La saga rutera de El Federal llega a Villa Bermejito, en el Chaco. De la selva misionera a los esteros correntinos y ahora, en la entrada del Impenetrable, la dimensión de la naturaleza se mantiene imponente.

La noche atrapa casi en la ruta a El Federal. El conductor del vehículo, Ariel Bottini, guarda la calma y con total seguridad transita los caminos que conducen hasta Villa Bermejito, donde la luz tenue y amarilla revela en medio de la oscuridad un edificio redondo y blanco que se anuncia: Hotel Eco Tur. Se retrotrae a la idea vaga que uno puede tener sobre una especie de iglú gigante, aunque de día, lo convierte casi, casi, en Casa Pueblo, la casa esteña del artista uruguayo Páez Vilaró. Aquí, en el Impenetrable chaqueño, todo lo que ofrezca confort urbano es un lujo. La noche condensa el calor de la jornada. Abandonamos bolsos y petates para correr al centro y tomar una cerveza fría. Bien fría. Todos recomiendan ir a “la esquina”, que es el “bar, comedor, pool”  más concurrido.
Tony hace magia en esta noche plagada de gente en mesas de dos a cuatro personas. Es muy ágil, llegó aquí desde el sur del Conurbano bonaerense hace nueve años. Y no lo cambia por nada en el mundo a este lugar, dice. La cerveza está bien helada. Empanadas de pollo o pescado, papas fritas, ensalada, cervezas y gaseosas con postre de mamón en almíbar, todo por un total de 150 pesos. De pronto frenan dos camionetas a 20 metros de distancia una de otra. Sus ocupantes se acomodan en mesas diferentes. Un detalle los hermana: dejan abiertas las puertas de los vehículos. Se entiende que es para escuchar la música que emiten sus estéreos. Quizás se les haya ido la mano en el volumen, se analiza en la mesa de El Federal. Aunque todos los comensales del boliche se ven obligados a escuchar las dos músicas a la vez, nadie se queja. Uno se pregunta si es por el tamaño de los dueños de las camionetas. Casi dos metros. Los brazos son como un tronco. ¿Serán los famosos hacheros del Impenetrable? Es tan fuerte el sonido que retumba en el oído y en el tórax de los comensales citadinos. No hay forma. En media hora uno se amiga con la noche, la música y el calor. Es justo la temperatura lo que obliga a arrancar tempranísimo por la mañana y que después del mediodía y hasta la tarde, se suspende toda actividad con la siesta.
Y es así como, en la mañana, es un placer asomarse a la calle porque el verde de los árboles, del pasto, las plantas, las flores, todo aquí es enorme. La naturaleza está al alcance de las manos. En el desayunador del hotel se hace la primera transmisión en vivo desde el Impenetrable por AM 990, por radio Splendid, donde se emite “Cerebros en Fuga” (sábados de 10 a 14). Elisa y Valeria están en la recepción y escuchan atentamente los comentarios sobre Villa Bermejito y el anuncio de que el grupo de EF está apurado porque se viene un “tormentón” que puede anegar todos los caminos de tierra que faltan transitar. “Y después te tenés que quedar todos los días que tarde en secar el camino”, advierte Ariel Bottini. Lo cierto es que hay sol, es temprano y salimos para conocer el río, los campings y complejos de cabañas. Muchas de las casas, todas de madera, tienen un aire al Delta bonaerense. El paisaje es precioso.
En el margen derecho del río Bermejito, las playas son de arenas limpias que contrastan con la vegetación exuberante que balconea sobre el río. Unas cinco mil almas habitan en esta porción del Chaco que aunque no sea época de vacaciones se puebla de visitantes, que llegan de a poco, con la proximidad del fin de semana. Sobre el río, desde una mesa con banquitos de madera, Elisa disfruta de la brisa fresca que agita los sauces. No está sola. La acompañan Valeria y Laura junto con una troupe de niños y adolescentes. Han recorrido más de 200 kilómetros para llegar a este balneario municipal. Chiqui, Ramiro, Federico, Milagros, Florencia y Melani disfrutan del río y cuando ven al fotógrafo se ponen en pose para la foto. Es un cuadro. Tres horas de viaje para disfrutar de esta playa y del río. Hay camping y cabañas. Laura cuenta que vinieron a pasar el fin de semana y lo recomiendan porque en el caso de ellas mismas, como son trabajadoras del Estado, les hacen descuentos y lo importante es que -acotan- las cabañas tienen TV, aire acondicionado y una cocina, donde si llevan los alimentos pueden preparar las comidas del día. Todo una comodidad más si se piensa que van en grupo con los niños. La mañana recién empieza y suena desde una casa rodante Los Hermanos Cena. El chamamé hacer mover las caderas. Todos caminan con ritmo aquí. Al rato y cuando el recorrido lleva un par de horas por Villa Bermejito, también y a modo de despedida, se siente en el aire a Los Hermanos Barrio. Más nostálgicos, más suaves y allá vamos, rumbo al corazón del Impenetrable.

MáS INFO
Hotel Eco Tur  (03732) 15 35 9300
www.turismo530.com.ar
www.gralsanmartichaco.gov.ar
www.gsm.gov.ar
www.comarcabermejo.com.ar
Chaco Aventura, de Néstor Guarnieri (0362) 15 4 233267 / chacoaventuras@hotmail.com
Isla del Cerrito: (03722) 38527
www.chaco.travel
Instituto de Turismo de Chaco: (0362) 4438880
Parque Nacional Chaco: (023725) 96166
www.parquesnacionales.gov.ar
www.turismo.gov.ar
En Facebook: viajaportupais