Tobuna y Nahuel, dos yaguaretés a un paso de hacer historia

El objetivo es que la pareja de yaguertés puedan estar juntos y la hembra, concebir.  Karina Sporring, responsable del Centro Experimental Cría de Yaguareté contó que los yaguaretés pasaron media hora juntos en el pasillo diseñado para este tipo de juntas. Si Tobuna queda preñada, en otros tres meses, nacerían los primeros yaguaretés que se criarán en un ambiente natural.

Los yaguaretés Tobuna y Nahuel dieron un paso más en la historia de amor que promete cambiar la historia de los Esteros del Iberá. Después de un tiempo de adaptación, por primera vez compartieron espacio en una de las inmensas jaulas diseñadas para el encuentro, mientras eran monitoreados por el equipo de Conservation Land Trust, encargado de del inédito proyecto de reinserción de especies en Corrientes.

Karina Sporring, responsable del Centro Experimental Cría de Yaguareté contó que los yaguaretés pasaron media hora juntos en el pasillo diseñado para este tipo de juntas. “Ha salido muy bien, aunque todavía no se ha producido ninguna cópula”, explicó.

“En el momento de abrir las puertas que les separaba se enganchaban en una mini pelea que, si bien era fuerte, duró pocos segundos. Por suerte sabemos que este tipo de agresiones forma parte del juego y cortejo y después de pocos segundos ambos se calmaron y pasaron el resto del tiempo mirándose, acercándose con cuidado y curiosidad pero sin llegar a realizar una cópula”, relató Sporring.

“Estamos muy contentos con la manera en la cual ha transcurrido este primer capítulo en la novela de Tobuna y Nahuel. Esperemos poder escribir el segundo capítulo mañana (por hoy)”, adelantó.

Si Tobuna queda preñada, en otros tres meses, nacerían los primeros yaguaretés que se criarán en un ambiente natural. La jaula de “entrenamiento” tiene una decena de hectáreas y contiene a varios ambientes juntos, por lo que los cachorros deberán aprender a cazar y valerse por si mismos con la guía de la madre. Ni Tobuna ni Nahuel serán reintroducidos, ya que se criaron en cautiverio y liberarlos puede ser peligroso para los humanos del entorno.

En cambio, después del aprendizaje, sus cachorros sí podrán ser liberados en los Esteros, marcando así un hito en la conservación natural, ya que en Corrientes el yaguareté se extinguió hace más de 60 años. En realidad, en el mundo será un hecho inédito, ya que nunca se hizo un proyecto de recría de grandes felinos. El más parecido fue el del lince ibérico, realizado en conjunto entre España y Portugal.

Además de Tobuna y Nahuel, hay expectativa por la incorporación de otra pareja. Como en Argentina se agotaron las donaciones posibles –por la resistencia de zoológicos que tienen los animales en cautiverio-, se iniciaron gestiones con Paraguay y Brasil y eventualmente Bolivia. “Genéticamente necesitamos más animales”, señala Sporring, una etóloga nacida en Dinamarca.

“Hay un candidato macho de Paraguay y una hembra de Brasil, aunque hay que resolver logística y papeles. Fue muy positiva la reacción de ambos países ante el proyecto”, revela. El macho está en Ayolas, frente a Ituzaingó y la posible hembra, en el Criadero de “Onça Pintada”, en Campina Grande do Sul, en el estado brasileño de Paraná, a 30 kilómetros de Curitiba, que también trabaja en la reintroducción de especies. Mientras tanto, en los Esteros del Iberá si todo sale bien, pronto habrá nuevamente yaguaretés.