Una mendocina creó un software que reconoce la tristeza en la voz

Una estudiante de psicológía desarrolló como tema de tesis la creación de un software que tiene algoritmos capaces de determinar estados de tristeza por medio de la voz. El soft ayudaría a los psicólogos a poder detectar en forma temprana cuadros depresivos. 

Paola Bustamante tiene 33 años y quiere ser útil a la sociedad. Es creadora del software “Reconocimiento de emociones a través de señales de voz", que desarrolló como tema de tesis con su directora y co directora de trabajo. El soft puede captar matices de la voz que permitirían a los psicólogos realizar mejores diagnósticos en cuadros depresivos.

Todavía no tiene la versión definitiva, pero los resultados han obtenido un 96% de efectividad. El soft trabaja al tomar una señal de voz que es digitalizada y cargada al programa. “Luego voy incorporando algoritmos nuevos que lo que hacen es categorizar parámetros de voz", contó la profesional. "Son matices estadísticos, temporales, de frecuencia, prosódicos, que tienen que ver con la cadencia de la voz: se extraen varios parámetros y se clasifica en una red neuronal. Se entrena la base de datos de muestras conocidas por esa red neuronal, con mis parámetros, y los utilizo para comparar la nueva señal de voz", detalló a la prensa Paola.

La red neuronal debe entrenarse, para tal fin tomó muestras de más de 200 voces para originar una base de datos robusta.  "Recién después hago la extracción de características y recién después se introduce el voz nueva", continuó la bioquímica, que dedicó aproximadamente un año de trabajo a este desarrollo.

El programa tiene como propósito ayudar a los psicólogos a diagnósticar en forma temprana cuadros de depresión. La idea nació cuando trabajaba con niños con autismo.  "Yo tenía que evaluar cuáles eran las variaciones en la voz bajo distintas situaciones, cómo se comportaban los parámetros. Ahí nos dimos cuenta de que había cierta diferencia en las señales cuando los chicos estaban enojados o felices, y empezamos a trabajar si las emociones podían identificarse en la voz", recuerda Paola.

El software reconoce cuatro emociones. Pero Bustamente se centró en la tristeza, aunque también es capaz de detectar cuadros similares como aburrimiento y baja de energía en el estado anímico. “No quiero cobrar dinero por esto. Para mí tiene que ser una contribución a la sociedad, no pago. Porque la Universidad es gratuita, el resto de la población contribuye a que vos te formes, por eso debería ser una contribución".