Investigadores argentinos afirman que las plantas son inteligentes

Un equipo de Investigadores de Conicet y otras Instituciones de nuestro país descubrieron que las plantas tienen algunos comportamientos que podrían llamarse "inteligentes", como por ejemplo acercarse entre si para aprovechar más el sol y atraer a insectos para que las defiendan de otros que son dañinos para su especie.

Científicos del Conicet, de la UBA,  de la Universidad de San Martín y del Instituto Agrícola de Mendoza hallaron un comportamiento que determinarían que las plantas tiene una clase de inteligencia que les haría modificar su perfume para atraer a insectos para que puedan defenderlas de otras especies de insectos que las atacan.

"Nuestros resultados sugieren que las plantas modificarían su "perfume" de modo de hacerse más atractivas a insectos que son enemigos de sus atacantes", afirmó a la prensa el Dr. Carlos Ballaré, investigador del Conicet. El trabajo de este grupo de científicos salió publicado en la revista “New Phytologist”, especializada en temas de biología.

El estudio demuestra por primera vez la conexión entre las plantas y sus conductas y reacciones químicas ante el uso o no su fundamental fuente lumínica: el sol, su principal dador de vida. Las plantas tienen receptores vegetales de luz, llamados fitocromos que hacen por ejemplo que las plantas se acerquen entre sí para reducir el riesgo de ser sobrepasadas por otras especies y quedar a la sombra de ellas.

Los fitocromos además cumplen con otra opción: segregarían sustancias en el aire (terpenos) con el fin de atraer insectos que sería depredadores naturales de especies que atacan a la planta. De esta manera las plantas tendrían la capacidad de defenderse usando insectos que las protegerían.

El estudio se hizo en la planta de tomate. Ballaré y su equipo comprobaron que la planta atraía a una chinche (Macrolophus pygmaeus) que es un depredador natural de los insectos que se alimentan de las hojas de la planta.

"El desafío es ver cómo podemos utilizar este conocimiento en el desarrollo de cultivos que expresen sistemas robustos de defensa y que, por lo tanto, sean menos dependientes de las aplicaciones de pesticidas", afirmó Ballaré.