China prohibió la comercialización del marfil

En una decisión catalogada como histórica, el poder ejecutivo de Chino prohibió la comercialización, la venta y el procesamiento de marfil. "Cerrar el mayor mercado legal de marfil del mundo impedirá a la gente en China y más allá comprar marfil y hará que los traficantes tengan más difícil vender sus existencias ilegales", expresó un miembro de WWF.

El Gobierno chino prohibió el procesamiento y la venta de marfil con fines comerciales antes de que termine 2017, con lo que se cierra el mayor mercado mundial de este material. Según la agencia Xinhua, el Consejo de Estado y la Administración Estatal Forestal de China anunciaron este decisión que grupos conservacionistas calificaron de "histórica" para la futura preservación de los elefantes.

La decisión de Pekín se produce después del llamamiento efectuado en la última conferencia de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES), celebrada en octubre, a que todos los países donde era legal el comercio de marfil cerraran "urgentemente" sus mercados.

Para el próximo mes de marzo, las autoridades clausurarán parte de las 34 empresas de procesamiento de este producto y los 143 establecimientos de venta que operan con autorización en el país y, para el 31 de diciembre de 2017, toda actividad comercial quedará prohibida.

El comercio de marfil estaba suspendido en China desde el pasado mes de marzo del año pasado, cuando las autoridades implementaron una moratoria de tres años, y en 2015 ya se habían suspendido las importaciones generales y como trofeos de caza durante un año.

Numerosas organizaciones llevaban años denunciando que el consumo de este producto en el gigante asiático estaba acabando con la población de elefantes en África y ahora celebran la nueva medida anunciada por Pekín.

El Gobierno chino no permitirá que se ofrezcan bienes con marfil ni en tiendas físicas ni tampoco en las virtuales y sólo espacios no comerciales como los museos tendrán permiso para exhibirlos.

China había ido endureciendo progresivamente sus regulaciones sobre las transacciones con marfil en los últimos años y su presidente, Xi Jinping, avanzó en 2015 en una comparecencia conjunta con su homólogo estadounidense, Barack Obama que ambos países acabarían con el comercio legal e ilegal de ese material.

"Cerrar el mayor mercado legal de marfil del mundo impedirá a la gente en China y más allá comprar marfil y hará que los traficantes tengan más difícil vender sus existencias ilegales", dijo Lo Sze Ping, consejero delegado del grupo ecologista WWF en China.