Una planta de fertilizantes produjo un escape de amoniaco en Bahía Blanca

La planta de fertilizantes Profertil de Bahía Blanca produjo un fuerte escape de amoniaco que ocasionó emisiones muy alta de ruidos y tornó el aire irrespirable. En un primer momento la empresa ocultó el escape, pero cuando la situación era tan evitante y los vecinos debieron autoevacuarse, lo confirmó. La Municipalidad de Bahía Blanca la multó por considerar que desarrolló su proceso en un marco de respeto y promoción de la calidad ambiental.

Como suele suceder cuando las empresas contaminan y pretender ocultar ese accionar, la planta de Profertil de Bahía Blanca produjo un fuerte escape de amoníaco que no confirmó en su primer momento pero que debió hacerlo -aduciendo un corte en el suministro energético- cuando el olor era insoportable y los vecinos de la planta tuvieron que autovacuarse.

Los vecinos vieron que la antorcha de la planta creció en luminosidad y se oyó un fuerte ruido. Inmediatamente el olor se tornó irrespirable. La empresa, con este escenario emitió un comunicado en donde sólo informó que se produjo un corte de energía en la planta, en su página web se puede leer: “La Compañía informa que a las 16.30 hs del día de hoy, por  una variación en la frecuencia del sistema eléctrico nacional, se produjo la parada del complejo.  Se están estabilizando las unidades para proceder a la puesta en marcha

Profertil es una empresa que produce fertilizantes. “Liderar la producción y la comercialización mayorista de fertilizantes nitrogenados en el Cono Sur, contribuyendo al desarrollo sustentable del sector agropecuario y satisfaciendo las expectativas de los accionistas, empleados, clientes, proveedores, organismos gubernamentales y comunidades en las que operamos”, el producto que fabrican es urea granulada.

Con nuestro trabajo nutrimos la tierra para alimentar al mundo. Eso nos inspira, nos alienta y nos mueve. Con una población en constante crecimiento, producimos responsablemente los nutrientes necesarios para optimizar el rendimiento de los cultivos de una manera sustentable. En el curso de las acciones que a continuación se sucederán por esta parada imprevista de las plantas podrá observarse mayor luminosidad en las antorchas de proceso y, eventual y esporádicamente, un incremento del nivel sonoro habitual”, expresa la empresa. Su visión no se estaría llevando a cabo, por lo menos en su planta de Bahía Blanca.

La Municipalidad decidió multar a la empresa por considerar que no “desarrolló su proceso en un marco de respeto y promoción de la calidad ambiental”  El amoniaco en el aire produce efectos irritantes que afectan el sistema respiratorio alto, si se encuentra en proporciones altas puede dañar el sistema nervioso central y producir espasmos. Estas son las consecuencias al medio ambiente y a las personas que empresas como Profertil prefieren ocultar a la población, aunque siempre se ufanan de trabajar responsablemente para cuidar la naturaleza. "La sustentabilidad nos orienta, porque entendemos que es la mejor forma de hacer las cosas. Implica trabajar eficientemente hoy, para cuidar el planeta, pensando en las generaciones futuras", ficcionan en su página web. La realidad siempre es la misma: contaminación.