Barrick Gold está contaminando con agua ácida el medio ambiente en Pascua Lama

Una vez más Barrick Gold está contaminando ríos, arroyos y glaciares. En las últimas horas se filtró una serie de informes que la propia empresa encargó a una consultora para que estudie el impacto ambiental de la mina Pascua Lama, allí se comprueba que Barrick está derramando agua ácida con presencia de metales en las vegas (llanuras aluviales de los ríos), además de un río y un arroyo. La mina está asentada sobre un área protegida por la Ley de Glaciares.

Por Leandro Vesco

Barrick Gold es dueña de San Juan y hace lo que quiere en la provincia, luego de que se produjeran por lo menos dos grandes derrames de agua cianurada en la mina Veladero, en las últimas horas se conoció el informe que una consultora contratada por la propia empresa confirma que en la mina Pascua Lama se contaminaron un arroyo, un río, hubo destrucción de flora y fauna y se modificó un ambiente periglacial protegido por la Ley.

La consultora Knight Piésold en sus informes, a los que tuvo acceso el diario Infobae, señala que “los análisis de vegetación en las vegas localizadas en el río de Las Taguas evidencian una intoxicación con metales en las vegas, estos metales son cobre, hierro, manganeso, molibdeno y zinc. La vegetación tiene concentraciones tóxicas muy elevadas, que generan efectos fisiológicos letales en las plantas"

El agua que Barrick derrama en las vegas tiene “una acidificación que se traduce en un aumento en la disponibilidad de algunos metales, tales como el Mn, Zn, Cu, Fe y Al, que son absorbidos por las plantas. El impacto ambiental es de intensidad alta, aunque su extensión es parcial. Acerca del suelo, el ph de agua afecta negativamente el desarrollo de la vegetación".

La confirmación del nuevo caso de contaminación vuelve a poner a Barrick Gold y al gobierno de San Juan en el centro de la atención, la primera que, con estos informes en sus manos, no produce ninguna acción para remediar la contaminación, y el segundo por no controlar las actividades de la empresa en su provincia.

El proyecto minero Pascua Lama se desarrolla en Chile y Argentina, pero tanto en uno como en otro territorio se asienta sobre territorio natural muy sensible donde existen glaciares o zona periglacial, en el caso de Chile, la Justicia de aquel país frenó la actividad de la mina por considerar que Barrick con sus explosiones para penetrar en lo profundo de la montaña liberó polvo y partículas de roca sobre los glaciares Toro 1 y Esperanza.

Para llevar a cabo este inmenso proyecto de minería a cielo abierto Barrick Gold planeaba construir una cinta desde Pascua (Atacama, Chile) hasta el lado argentino de la mina en el Departamento Lama, esta cinta iba a transportar 45.000 toneladas de roca por día. Las rocas saldrían de Chile y serían trituradas y procesas en Argentina. Pero Barrick, en su carrera para dejar el mayor impacto ambiental en sus minas, decidió hacer un túnel que penetra por las vegas de cuatro kilómetros de longitud, que tiene 6.50 metros de alto por 5.50 de ancho. Por allí se trasladan las topadoras con las piedras. Lo que no se ve no existe, según el razonamiento de la empresa, por lo tanto con su actividad bajo tierra, el proyecto era totalmente viable.

Pero en el medio de todo esto, la naturaleza manda y se intenta expresar. Cuando Barrick abrió el túnel, comenzó a drenar por las paredes del mismo entre 30 y 170 litros de agua por segundo. Quebrado el glaciar, el agua debió hallar un lugar donde salir, el túnel fue ese lugar. El agua que drena por el túnel tiene un grado de acidez muy alto, por lo tanto el impacto ambiental que produce en esta área protegida es total.

El gobierno de San Juan, en su única intervención le obligó a la empresa hacer dos inmensas piletas para tratar el agua y luego de allí, verterla al medio ambiente. Toda esta agua es canalizada directamente al río Las Taguas, produciendo una contaminación inmediata. Según la investigación de Infobae, Barrick Gold estaría echando una inmensa cantidad de cal al agua para modificar su ph y ocultar la contaminación.

Barrick Gold, ante la presión que comenzó a sentir por la visualización de esta nueva contaminación que produce en la naturaleza sanjuanina, emitió un comunicado en donde expresa que:

“Las aguas que drenan del túnel Marcelo –el túnel que construyó-, en el proyecto Lama, son naturalmente ácidas, con un pH en torno de 2 a 3. Barrick realiza el tratamiento de esas aguas, de manera tal que al momento de su descarga -en el río Turbio- las aguas cuentan con un pH ubicado en el rango de 5 a 8 -es decir, un nivel de acidez notablemente inferior. Esto cumple con lo solicitado por las autoridades provinciales, que realizan inspecciones regularmente".

"Como resultado del proceso del tratamiento de estas aguas, se forma un lodo que ha sido calificado -previo análisis físico químicos- como material no peligroso, y que por lo tanto es secado y podría ser utilizado en proyecto como material constructivo de relleno o en mejoras de la capa de rodamiento de caminos, dada su contextura granulométrica".

"Las vegas existentes aguas arriba y aguas abajo del río Las Taguas no muestran cambios en sus parámetros naturales, de acuerdo con el programa de monitoreo ambiental que la empresa desarrolla cada año y presenta a las autoridades competentes".

Lo curioso es que el propio informe de impacto ambiental que la empresa mandó a realizar a la consultora Knight Piésold dice totalmente lo contrario. Pascua Lama viola la Ley de Glaciares y contamina las aguas de ríos y arroyos que hasta la intervención de la empresa eran fuentes de agua dulce pura y mineral. La contaminación de Barrick es doblemente dañina porque destruye áreas que están protegidas por Ley y lo más repudiable, contamina las fuentes de agua de la que se nutren ríos y arroyos que luego los habitantes de los pequeños pueblos usan para beber y regar sus cultivos.