Incendio en La Pampa: cierran la Reserva Provincial Pedro Luro

La Reserva Provincial Pedro Luro de La Pampa fue cerrada este domingo hasta nuevo aviso como consecuencia de los incendios forestales que afectan a esa zona de la provincia, donde hay más de 800 mil hectáreas quemadas y un daño ambiental total que podría costar al menos cinco años en recuperarse.

La Reserva Natural Pedro Luro cerró sus puertas para proteger a los visitantes por temor a que se produzca algún incendio. La Pampa ya tiene 800.000 hectáreas quemadas y las llamas pueden entrar a la Reserva con facilidad en un ambiente seco y árido en donde rápidamente se descontrolan, se trata de una de una de las pocas áreas de bosque nativo que permancen en pie después de haberse incinerados miles de hecáteas de caldenales.

“La decisión fue consensuada entre los subsecretarios de Ecología, Fabián Tittarelli, y de Turismo, Lautaro Córdoba, por recomendación de las autoridades de la Dirección General de Defensa Civil de la provincia”, informó el gobierno pampeano en un comunicado.

“La medida se sustenta particularmente en preservar la seguridad de los visitantes ante las condiciones de extremo riesgo de iniciarse o ingresar un incendio a la Reserva. Si bien se han arado la totalidad de las picadas perimetrales e internas del parque, la alta temperatura, baja humedad, gran volumen de material combustible acumulado, intensos vientos y focos ígneos cercanos a Parque, son argumentos que se consideran suficientes para tomar esta decisión, con la que se busca prevenir cualquier tipo de accidente”, concluye el parte de prensa provincial.

El impacto ambiental que se produjo por los incendios será gravísimo y las pérdidas económicas también, el fuego fue incontrolable por el viento, las altas temperaturas, la baja humedad, la cantidad de pasto y la sequía, la gente de la zona dice que nunca vio algo así”, afirmó a la prensa con respecto a la realidad que vive la provincia el director general de Defensa Civil de La Pampa, Luis Alberto Clara.

Río Negro, Buenos Aires y La Pampa sufren los peores incendios en décadas y en el caso de la última provincia de su historia. Muchos habitantes del interior provincial han perdido todo, campo, casa y su estilo de vida.  “La gran mayoría de los incendios están controlados. La situación actual ya es otra con respecto al avance del fuego en los últimos días, sabíamos que esto podía ocurrir y va a seguir durante enero pero esperamos que no sean incendios de esta magnitud”, afirmó el funcionario de Defensa Civil, así mismo detalló que aún existen focos de incendios activos: “Los focos de las localidades de Puelches y Perú están circunscriptos y se está trabajando sobre el de El Durazno, y hay un nuevo incendio en la zona de Victoria, en el oeste provincial, donde trabajan distintas cuadrillas”

Se estima que por lo menos tardará cinco años que las áreas quemadas puedan volver a estar productivas, aunque lo que más preocupa es el olvido del Estado. Cuando ya el incendio estaba consumado, el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, rabino Sergio Bergman visitó la zona afectada y se reunió con los vecinos de La Adela, uno de las localidades donde se perdió todo y habló sobre los incendios: “Son una especie de profecía apocalíptica”, para los adelenses se trató de una visita para sacarse una foto y decir un par de promesas.  Lo cierto es que para los pequeños productores y habitantes de las localidades afectadas el incendio significa la muerte de sus sueños. Saben que mientras sea noticia, los funcionarios vendrán a sacarse fotos, luego tendrán que volver a la tradición: comenzar todo de vuelta desde cero sin ayuda de nadie.