Hallan en chubut el fósil de un tomate de 52 millones de años

Hasta la semana pasada se pensaba que la familia botánica del tomate provenía de una región más tropical, pero el hallazgo hecho en Chubut obliga a reescribir la historia ya que se descubrió un resto fósil de un antepasado del tomate que tiene 52 millones de años.

Hasta la semana pasada el tomate era una fruta que los científicos habían supuesto que tenía su origen en el trópico y que no era tan vieja. Nunca se discutió que no fuera americano. Investigadores del CONICET hallaron en Chubut un fósil de un tomate que tendría 52 millones de años, lo que cambiaría radicalmente la historia de esta clase de vegetales.

Se trata de una nueva especie de la familia de las Solanaceae que fue descubierta en Chubut por científicos del CONICET, el hallazgo será publicado en la prestigiosa revista Science. El Museo Paleontológico “Egidio Feruglio”, donde están expuestos la mayor parte del rico y abundante material fósil que se descubre en la región, reunió a los investigadores del Conicet que estuvieron trabajando en la provincia. Según ellos no de discutía el origen americano de la planta, aunque si se tenía la presunción de que su cuna estaba en el trópico y mucho más cerca en el tiempo.

El tomate es una fruta incluida en la familia de las Solanaceaes, se trata de un grupo que también incluye al pepino, los ajíes y hasta el tabaco. La importancia social y comercial que tiene este grupo es muy grande, pero aún no se habían realizado descubrimientos trascendentes que dieran alguna pista acerca de su origen. Esto es lo que querían determinar el equipo que integraron científicos del CONICET junto a especialistas de la Universidad de Pennsylvania y Cornell.

El hallazgo se llevó a cabo en la estepa chubutense, un lugar árido, en un yacimiento que tiene  alrededor de 52 millones de años. “Este nuevo trabajo, cambia muchísimo la historia de todo el grupo: revela que las solanáceas se habrían originado más atrás de lo que hasta ahora habían determinado los relojes moleculares”, detalló el Dr. Rubén Cúneo, especialista en plantas fósiles y uno de los que realizó el descubrimiento, que será publicado en la revista Science y que reescribe la historia de esta especie de plantas.